En la década de los años 70, la sociedad de tabaco de contrabando asentada en la Galicia conocida como ROS (iniciales de sus tres miembros, Ramiro, Olegario y Sito) llegó a ser una de las mayores organizaciones de Europa. Consiguió a amasar tanto dinero que en algunos momentos no tenía la posibilidad de blanquearlo ni de colocarlo en el mercado. Tenían problemas para la ocultación del rendimiento económico obtenido del contrabando. Llenaban cajas, bañeras y zulos. Tenían un problema de espacio para ocultar semejante cantidad de dinero en efectivo. Eran los inicios de José Ramón Prado Bugallo, Sito Miñanco, el Sito de la ROS.

Narcodiario.com

Ante la imposibilidad del lavado del dinero obtenido por el contrabando de tabaco, Sito decidió irse a Panamá con la finalidad de colocarlo y poder obtener un rendimiento ‘legal’ del mismo, aunque su origen fuera ílicito. De esta manera consiguió realizar los primeros contactos en Centroamérica y logró la confianza de distintas personas influyentes relacionadas con el tráfico de drogas a nivel mundial.

En un momento dado, Sito comprobó que la cocaína daba más dinero que el Winston de Batea (así se llamaba en Galicia al tabaco de contrabando), y Ramiro y Olegario, sus socios, decidieron plantarse. Sito empezó a realizar contactos con distintas organizaciones colombianas proveedoras, casi todas relacionadas con las FARC y la bandas herederas de los grandes carteles de Medellín y Cali, productoras de cocaína, que exportan por todo el mundo. Se relacionó, entre otros, según fuentes policiales de la época, con Jorge Isaac Vélez Garzón, y Pablo Emilio Escobar Gaviria, líder del Cartel de Medellín y considerado por los cuerpos antidroga mundiales como uno de los narcotraficantes mas importantes de la historia.

Diario de Pontevedra

La rentabilidad del negocio era brutal. En ocasiones, los transportes de cocaína no era cobrados por la organización gallega, liderada por Sito, todo ello como una muestra de confianza a los carteles colombianos. Las operaciones de transporte no necesitaban de una preparación muy compleja. Simplemente debían recoger en altamar un gran cargamento de cocaína y entregarlo en tierra. No había necesidad de más negociaciones: la confianza era plena.

Este nivel de confianza llegó al punto de que las organizaciones sudamericanas decidieron cambiarle el apodo a Sito Miñanco, como muestra de cercanía, y empezaron a llamarle ‘El Compa’. Si tenían que elegir una vía para la introducción de droga Europa, no dudaban de que desde Galicia Sito alias Compa, se encargaría de todo, no generaría ningún problema, cumpliría con lo acordado y no presionaría nunca para cobrar los trabajos realizados.

Diario de Pontevedra

Con el paso de los años y con Sito dentro de prisión (cumple una condena por blanqueo y está a la espera de un gran juicio por la introducción de 3,8 toneladas de cocaína) se ha puesto de manifiesto que distintos narcotraficantes se han acercado al ‘Compa’ para utilizar su nombre y generar confianza en los clanes colombianos. Buscan de ese modo que las operaciones de transporte de drogas se realicen con menos impedimentos. Fuentes policiales apuntan a nombres como David Pérez Lago (hijastro de Laureano Oubiña), Miguel Ángel Devesa (vinculado al ‘air cocaine’ en Mali), Rafael Bugallo, O Mulo, o Juan Carlos Santórum, como algunas de las personas que intentan aprovecharse de la confianza que los colombianos tienen depositada en Miñanco.

Narcodiario.com

Por inteligencia policial, los investigadores han podido saber que actualmente las organizaciones productoras de cocaína asentadas en Sudamérica mantienen una fe ciega en el capo de Cambados. Si consiguen comprobar que la operación de transporte de droga esta liderada por Sito Miñanco, alias «Compa», aunque sea de forma indirecta y desde prisión, los niveles de premisas impuestas son mucho mas laxas que para cualquier otro cliente comprador de sustancia estupefaciente asentado en el mundo. Si para el resto de narcos, la inversión debe ser del 50 por ciento, para el gallego el aporte de fondos es mucho menor, hasta en ocasiones nulo. Así es Sito, el socio preferente de los carteles colombianos en Europa.

Post Views: 1





Source link