Para la actriz cubana Ana de Armas la fama le llegó de la manera que menos lo esperaba hace ya unos años de la mano de Carolina Leal, el personaje al que dio vida en la serie El internado, sin embargo, este reconocimiento la ha ayudado a mantenerse firme en la manera en la que quiere llevarlo.

Ana, quien en un mes estrenará la cinta Aguas profundas de Adrian Lyne, tomó las riendas de su vida desde que era muy pequeña cuando decidió estudiar artes escénicas en su natal Cuba, tan sólo cinco años después se mudó a Madrid, España, para continuar con su carrera profesional.

Fue ahí donde llegó Carol, El internado y la explosión de fama que la hizo enfrentar este fenómeno de la mejor forma que pudo. “Fue un gran cambio para mí, casi de la noche a la mañana volverme famosa, ser reconocida en la calle y que todo mundo me parara… fue surrealista”, explicó durante una entrevista a la revista Flaunt.

Después de esos primeros años en la fama que le dio la serie y varios trabajos cinematográficos, la actriz regresó a sus raíces para reacomodar sus prioridades y decidir establecerse en Los Ángeles para así darle un giro a su carrera.

Películas como Knock Knock, Exposed, War Dogs, Blade Runner 2049, Wasp Network y Knives Out fueron sumando al currículo de la actriz, que la mayoría de las veces había interpretado el estereotipo de la mujer latina.

Estoy muy orgullosa de ser cubana y ser latina e interpretaré a la más latina que cualquier otra latina haya interpretado… Pero tampoco me interesa tanto, todo el tiempo. Se vuelve muy aburrido, muy rápido y quiero hacer otras cosas y aunque estés interpretando a una latina, no todas son iguales.

Quiero pensar y creer que puedo interpretar a cualquiera en cualquier parte del mundo, porque las historias que quiero contar son universales. Quiero poder contar cualquier historia”, explicó De Armas en una entrevista realizada en 2020.

Su trabajo en Hollywood poco a poco le ha ido abriendo camino hacia grandes producciones en las cuales ha tenido la oportunidad de compartir escenario con personajes como Jamie Lee Curtis en Knives Out o atraer la atención del cineasta Cary Fukunaga, quien la incluyó en el elenco de James Bond 007: Sin tiempo para morir, la cual se estrenó en medio de la pandemia de covid-19 en 2021.

Fue toda una sorpresa recibir esa llamada de su parte, preguntándome si quería estar en Bond. No la esperaba en absoluto. Bond ha sido algo tan grande en nuestras vidas desde que recuerdo, por lo que me invitaran a formar parte de este mundo fue algo muy emocionante”, recordó la actriz.

De la misma manera que De Armas atrajo la atención de Fukunaga, también logró atrapar al director Andrew Dominik, quien el año pasado eligió a la cubana para realizar el papel de uno de los iconos de la cultura popular estadunidense, Marilyn Monroe, en la cinta Blonde.

Le mostré mi prueba de cámara a Jamie (Lee Curtis con quien hizo amistad en Knives Out) para ser Marilyn y, por supuesto, tenía puesta una peluca al azar que encontraron que me quedaba bien, maquillaje regular y vestuario, pero incluso entonces al verme en un papel así la emocionó mucho.

La preparación fue muy intensa, hay muchísima información porque todo mundo tiene una historia de Marilyn… nunca me había tenido que preparar de forma tan específica para el papel de un personaje tan bien conocido y una de las personas más fotografiadas en el mundo. Revisé todos los libros que encontré, vi todas las películas, las teorías sobre su muerte y me atrapó para siempre… y, por supuesto tuve que trabajar en el acento de su voz, fue muchísimo trabajo”, señaló.

Será el próximo 18 de marzo cuando la cinta que marca el regreso del cineasta Adrian Lyne a las pantallas después de 20 años, Aguas profundas, que se estrenará a través de Amazon Prime Video. Fue en esta cinta donde Ana conoció al actor Ben Affleck y comenzó un romace que duró sólo un año; sin embargo, la actriz se ha llevado un gran aprendizaje de la fama y cómo manejarla.

 

 

*En el siguiente enlace encontrarás las noticias de Última Hora

 





Source link