CIUDAD DE MÉXICO.

En la formación de cualquier aficionado a los 49ers o Vaqueros, hay un primer mandamiento que se les inculca y que deben predicar siempre que estos equipos se coloquen en la línea de golpeo: odiar deportivamente al rival.

No es para menos, detrás de los cascos dorados de San Francisco y los plateados con la estrella solitaria, existe un antagonismo de larga data que tuvo su florecimiento en la campaña de 1981.

Con 37 partidos disputados desde 1960 hasta hoy, incluidos siete de postemporada, una mirada al interior de esta  rivalidad nos transporta al 10 de enero de 1982 cuando el invierno registraba sus días más fríos.

Los 49ers, en esa época identificados como una franquicia ligada a la mediocridad y con su sala de trofeos vacía, recibió a los Vaqueros,  hasta ese momento dos veces campeones en la era del Super Bowl (1972, 1978), en el juego de Campeonato de la NFC.

Atrás en la pizarra por seis puntos, y con menos de un minuto en el último periodo, Joe Montana comandó una ofensiva que culminó cuando roló hacia la derecha y lanzó uno de los pases más famosos en la historia de la NFL gracias a que superó los brazos extendidos de múltiples defensivos de los Vaqueros hasta caer en las manos de Dwight Clark, quien consiguió el touchdown que  dio un giro a la idiosincrasia de San Francisco al derrotar a Dallas 28-27.

El triunfo sobre los Vaqueros representó el primer campeonato de la Conferencia Nacional para los 49ers y con ello su primer boleto al Super Bowl. También, fue la primera piedra en la edificación de una de las más grandes dinastías que han existido en todos los tiempos dentro de la liga.

Con esa anotación que cambió la historia, San Francisco se encaminó a ganar el primero de cinco trofeos Vince Lombardi que ahora brillan dentro de sus oficinas. El más reciente de ellos se produjo después de que los 49ers vencieron a los Vaqueros en el juego de Campeonato de la NFC de 1994.

Ese también fue el último partido de playoffs entre los equipos, hasta el próximo domingo.

A 40 años del día que Montana se conectó con Clark, dos de las cinco organizaciones más populares se volverán a enfrentar en un partido sin camino de regreso, tal como todo empezó.

Visita nuestras Galerías

Te invitamos a ver nuestro contenido en redes de:

Opinion y Trending

Visita nuestra Última hora

 

LECQ





Source link